miércoles, 2 de junio de 2010

plantas abortivas


Plantas abortivas

Son aquellas plantas que por la composición de sus principios activos interrumpen y ponen fín a un embarazo.
Sin ánimo de entrar en polémica respecto al aborto, este artículo se limita simplemente a mencionar las denominadas plantas abortivas, las cuales no deben confundirse con aquellas que no son recomendables para las embarazadas.
La ruda
(ruta graveolens L.): plantas muy conocida popularmente. Quien la ve por primera vez y sobretodo la huele, difícilmente puede olvidarla. Es curioso que a pesar de ser planta muy abortiva, se escriba cosa sobre ella como “Si la mujer conociese las virtudes de la ruda, iría a buscarla a la luna”. La ruda era utilizada por los romanos en maceración con el vino porque se sostenía que poseía la gran virtud de afirmar y centrar la voluntad, haciendo que la persona que bebía vino macerado en ruda en exceso no era tumado tan fácilmente. Una observación muy importante: si recoges ruda, ten mucho cuidado cuando ésta se encuentra en la época de floración, ya que provoca alergias muy fuertes en la piel.









Sabina

(Juniperus sabina L.): Este precioso árbol, que tan despacio crece, pero que sin embargo, produce una maderqa dura y muy olorososa, cuyo aroma recuerda al cedro, es una de las especies que medicinalmente el Dioscórides renovado recomienda ignorarla. Sus propiedades abortivas he podido constatarlas, incluso en mujeres que han estado durante el embarazo inhalando madera de sabina quemada en sus chimeneas. Su propiedades como abortiva son atribuidas a la intensa acción contracturante del úteroque ejerce . Sin embargo en dosis débiles la menstruación se hace más frecuente con gran actividad diurética.
Algodonero


(Gossypium herbaceum L): Planta muy conocida por sus extensos cultivos en muchos países de clima cálido y que sin embargo esconde ciertos principios activos, sobre todo en las cortezas de las raíces jóvenes. Destacamos los siguientes comentarios de gran interés: La corteza de raíz joven: emenagoga, inductora del parto, abortiva en dosis elevadas, antihemorrágica, antiinflamatoria de la pelvis. Algodón hidrófilo: supuraciones, antihemorrágica, traumatismos. Semillas: pectoral, anticatarral, antidiarreica. Hojas, flores y semillas: emolientes, febrífuga. Cometario de Andrés de Laguna: “Mas pues viene à proposito dezir algo del algodon, del qual no trataron los griegos, diré summariamente lo qu del siento. Ansi Plinio como los otros escriptores Latinos, llamaron à la planta que le produze, Gossipium, y Xylon: de donde vinieron los antiguos a llamr las vestiduras de algodon Xylinas, y Ligneas. Los árabes y Barbaros llamaron al Algodon, Cotum, Bombasum, y Bombax. Los fluecos del Algodon son calientes y secos en el grado primero. Quemados restañan todo fluxo de sangre. El meollo de la simiente ablanda el pecho y acrecienta la esperma. Sacase del, un azeyte, commodissimo para extirpar las manchas del rostro”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada